Ataque de Pánico

ATAQUE DE PÁNICO O CRISIS DE ANGUSTIA

 

¿QUÉ ES?

Episodio súbito de miedo e intenso malestar en ausencia de peligro real con una duración de 15-30 minutos.

SÍNTOMAS

- Taquicardias, palpitaciones.

- Sensación de ahogo.

- Miedo a morir.

- Mareos, sensación de inestabildad.

- Desmayos.

- Escalofríos o calores.

- Adormecimiento u hormigueo de las extremidades.

- Sensación de pérdida de control

- Despersonalización: sensación de estar fuera de tu cuerpo, de no ser tú.

- Desrealización: sentirse fuera de la realidad como si estuvieras viendo una película.

TIPOS

- ESPONTÁNEO O INESPERADOS: surgen sin motivo aparente, en cualquier momento del día incluso durante el sueño. (trastorno de pánico)

- ESPECÍFICOS: se presentan ante situaciones, lugares o objetos determinados. Las personas que los sufren nunca tienen un ataque en ausencia de estas condiciones lo que suele llevar a estas personas a evitar los disparadores provocando dificultades tanto la vida de éstos como en la de sus familiares. (fobias específicas, fobia social, trastorno por estés postrauático...)

- MÁS O MENOS RELACIONADOS:  tiene lugar cuando quienes los sufren notan experimentarlos más frecuentemente en determinadas situaciones. Por ejemplo, al viajar en colectivos o trenes. La persona puede no tener un temor o una fobia específica respecto del transporte público, ni tampoco los ataques ocurren siempre que estas personas aborden un tren, pero las probabilidades de que sí sufran ataques en esa determinada situación son por mucho mayores a las normales.

TRATAMIENTO PSICÓLIGICO

- Enfocado a ayudar a la persona a conocer e identificar los patrones de pensamiento, de conducta y las situaciones o elementos que suelen ser los disparadores de las fobias y las crisis de pánico y ansiedad para que aprenda a manejarlos o eliminarlos, mediante un análisis  más positivo.

- Exposición: como su nombre indica, trata de exponerse a las sensaciones de pánico en un ambiente controlado y seguro. El objetivo es que aprendamos a confrontar y  estas emociones y sensaciones, mediante diversas técnicas. Esta es, a menudo, la terapia escogida para el tratamiento de la agorafobia.